Sobre los derechos de los niños y adolescentes en los medios

El 22 de noviembre se cumplieron 4 años de la “Declaración de Principios sobre los derechos de los niños y adolescentes en los Medios”. La Declaración contiene cinco principios orientados a garantizar el interés superior del niño, así como el respeto y vigencia de sus derechos. Estos son:

1. Respetar el derecho a la dignidad de niños, niñas y adolescentes;
2. Respetar el derecho a la no discriminación de niños y adolescentes por razón de edad, raza, etnia, sexo, religión, nacionalidad o cualquier otra circunstancia;
3. Difundir contenidos que no atenten contra los derechos a la identidad e intimidad personal y familiar de los niños, niñas y adolescentes;
4. Adecuar la difusión de escenas o contenidos violentos al horario de protección familiar;
5. Generar espacios de participación de niños, niñas y adolescentes respetando sus derechos y, en ningún caso, exponerlos a situaciones de violencia física o psicológica.

Firmaron esta declaración la Sociedad Nacional de Radio y Television-SNRTV, la Asociación Nacional de Anunciantes-ANDA, América TV, ATV y Red TV entre otros, quienes se comprometieron a respetar estos principios a fin de garantizar la efectividad de la aplicación del marco normativo nacional e internacional que reconoce los derechos de niños y adolescentes. Dicho respeto es fundamental para la consolidación de un Estado Constitucional de Derecho.

Estamos muy lejos de decir que se cumple lo acordado. Los años pasan y continúa la misma situación: No hay respeto por la Constitución, la Ley de Radio y Televisión ni el horario de protección al menor, no existe programación infantil, no se respetan los derechos del niño ni su dignidad (recordemos algunos programas en donde se les ha maltratado obligándoles a comer cucarachas, bailar como vedettes, cortarse el cabello, etc.) los niños ven a diario violencia, chismes y una imagen negativa de la mujer, por mencionar solo algunos hechos.

El mecanismo de autorregulación ha demostrado ser absolutamente ineficaz para lograr un cambio por el bien de la sociedad y principalmente de nuestros niños y adolescentes quienes son los más perjudicados. Ya es tiempo de que entre todos: Estado, sociedad, anunciantes y medios de comunicación busquemos otras formas de mejorar esta situación.

2-5636fdfde1 3-c5ae188e65

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *