La Burguesa: ¿la mujer como ternera?

El 30 de abril pasado, varios medios de España informaron que el ayuntamiento de Barcelona había logrado hacer retirar una denigrante publicidad de la cadena de restaurantes “La Burguesa”.

La imagen mostraba la foto de una mujer desnuda cuarteada como si fuera una ternera con los nombres de los diferentes cortes en su cuerpo.

Esta campaña había levantado protestas en las redes sociales que se pronunciaron inmediatamente en contra y exigieron el retiro de dicha publicidad. Debido a esto, el ayuntamiento de Barcelona, presentó una denuncia ante la fiscalía, que inició diligencias contra La Burguesa por “vulneración de la ley general de publicidad”.

La sociedad propietaria de la cadena de restaurantes, Burgtuset SL y Burgdiagonal SL y los responsables de la web Laburguesa.es, fueron citados a declarar ante la fiscalía e informaron que ya habían procedido a retirar la campaña de publicidad comprometiéndose a no volver a utilizarla.

Tras comprobar el retiro de la campaña, la fiscalía archivó el caso asegurando que este hecho, “marca un precedente sobre cómo este ayuntamiento se posiciona ante publicidad de estas características, que atentan directamente contra la igualdad y los derechos de las mujeres”.

No conocemos las leyes españolas, pero ¿no se pudo acudir a otras instancias y aplicar también una ejemplar multa?

EN EL PERÚ

¿Qué hubiera pasado en nuestro país? Aquí el Consejo de Autorregulación Publicitaria – CONAR, regula la publicidad y sanciona este tipo de publicidad a través del Código de Ética Publicitaria; sin embargo, solo ven los casos de denuncias contra empresas anunciantes adherentes a este Consejo. Es decir, si una empresa local hubiera cometido una falta como la de “La Burguesa” y no es asociada del CONAR, entonces este organismo no actúa.

Por ejemplo, en el caso de la denuncia que presentó nuestra asociación en contra de la publicidad de “Ladrillos Lark” -que año tras año llena la Panamericana Sur de paneles con mujeres usadas como objeto sexual- ésta fue declarada improcedente. 

Desde aquí invocamos al CONAR a que modifique el Código de Ética Publicitaria, pues actualmente su ámbito de acción es muy restringido.

Notas relacionadas:

Ladrillos Lark y la imagen de mujer como objeto

Conar declara improcedente denuncia contra Lark

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *